05/09/2023

Entrevista a Aintzane Marauri en EnpresaBIDEA

"Para hacer una infraestructura industrial debemos conocer bien el proceso productivo"

En una entrevista realizada por Maite Reizabal para EnpresaBIDEA, Aintzane Marauri, Ingeniera Industrial y Directora de Proyectos en KREAN, dice que la firma vive un gran momento de actividad y desarrollo.

EnpresaBIDEA es un periódico digital en euskera especializado en información económica y empresarial. Transcribimos aquí al castellano la entrevista realizada en euskera:


Al pensar en infraestructuras industriales a muchos nos viene a la cabeza un edificio gris en forma de cubo. No obstante, la construcción de estas infraestructuras ha evolucionado de manera importante en los últimos años y la edificación industrial tiende ahora a trasladar en la globalidad de sus proyectos los valores y niveles de calidad con los que las empresas industriales trabajan actualmente sus productos y procesos. Aintzane Marauri, responsable de proyectos de KREAN, trabaja principalmente en ese ámbito y en otros como el de los parques de energía fotovoltaica o grandes CPD Centros de Proceso de Datos, sectores en los que la Ingeniería integrada en corporación MONDRAGON ha entrado con fuerza en los últimos años.

¿Hasta qué punto ha cambiado la visión que KREAN tenía de las infraestructuras y las construcciones para adaptarse a los nuevos tiempos?

Si la evolución y la innovación ha sido y es constante en todos los ámbitos, en el sector industrial los es especialmente. Cada día los cambios se producen a mayor velocidad, y en KREAN siempre hemos mantenido una adaptación continua a ellos. En general podemos decir que en los últimos años los principales cambios se han dado, por un lado, en el aumento de la exigencia en los estándares de calidad y de las normativas medioambientales, y por otro la apertura del mercado, donde hemos pasado de un mercado local a uno global. 

Tenemos clientes de siempre, cooperativas del grupo MONDRAGON y otro buen número de empresas fundamentalmente de la CAPV y Navarra. Pero poco a poco hemos ido atrayendo nuevos clientes, de diversos sectores y territorios, tanto nacionales como internacionales. Esto nos ha obligado a expandirnos, a viajar más... Hace veinte años, cuando yo entré, todos los proyectos eran en euskera o castellano. Ahora el inglés es imprescindible.

Estamos inmersos en la época de las transiciones. ¿Cómo ha influido la digitalización a la hora de trabajar?

En cuanto a la transición digital, el salto al sistema de modelado de información de construcción BIM ha supuesto un cambio importante. En el desarrollo técnico de los proyectos hemos dado el salto de trabajar en dos dimensiones a hacerlo en 3D. Las nuevas generaciones vienen con ese conocimiento, pero los que venimos del Autocad hemos tenido que formarnos.

¿Y las transiciones ecológicas y energéticas?

En cuanto al medio ambiente, se está dando importancia a que los edificios sean lo más sostenibles posible: la reducción del consumo de electricidad, de agua... Y eso afecta fundamentalmente a dos aspectos: por un lado, necesitamos mayor conocimiento y perfiles con dominio sobre estos ámbitos, ingenieros mecánicos, eléctricos... Por otro lado, todas las empresas necesitan obtener certificados energéticos para posicionar su actividad en el mercado, cada vez más exigente y sensible al factor medioambiental. Las certificaciones más extendidas son la LEED (americana) y la BREEAM (británica), y en KREAN hemos logrado ya un buen número de estas certificaciones con nuestros clientes.

Un dato significativo es que los bancos, a la hora de ofrecer financiación a las empresas que van a realizar nuevas inversiones, ofrecen préstamos en mejores condiciones cuanto más sostenible se construya. En cualquier caso debemos destacar que más allá de la obtención de certificados la mayoría de las empresas llevan tiempo trabajando la reducción del impacto de su actividad en el medio ambiente.

Gestionáis proyectos de infraestructuras industriales donde la funcionalidad juega un papel fundamental. Pero ¿cómo se compaginan funcionalidad y creatividad?

Tradicionalmente el diseño y la imagen han sido patrimonio de infraestructuras de servicios públicos, de la edificación residencial o terciaria… En los últimos tiempos los clientes industriales demandan sumar diseño y proyección de valores a la funcionalidad del edificio. La planta de producción de autobuses eléctricos de Irizar, en Aduna (Gipuzkoa), o Orona Ideo en Hernani (Gipuzkoa) son claros ejemplos de esta tendencia.

Dicho esto, no podemos olvidar que el diseño de infraestructuras industriales debe garantizar siempre el cumplimiento los requisitos funcionales de la instalación y plantear soluciones para crecer en capacidades de producción.

¿Perciben, pues, un cambio de tendencia?

Sí. Yo como ingeniera siempre busco más la funcionalidad. Pero algún cliente me suele decir: "No hagáis otro cubo" [entre risas]. Ahí interviene nuestros compañeros y compañeras arquitectos, que como está demostrado tienen más creatividad que los ingenieros. La industria y la ingeniería siempre priorizarán la producción, y con la intervención del diseño y la arquitectura la edificación adquiere un valor añadido.

Ha dirigido proyectos infraestructuras industriales y también de parques de energía fotovoltaica. ¿Qué semejanzas tienen?

Es obvio que un parque fotovoltaico no tiene mucho que ver con un edificio industrial. Aún así, por ejemplo, en cuanto a la tramitación, existen grandes similitudes a la hora de ejecutar ambos proyectos.

¿Y qué características tienen las infraestructuras industriales respecto a otros edificios?

La arquitectura, las instalaciones, la ergonomía etc. son la clave en un edificio de oficinas. En una infraestructura industrial la clave es la producción. Por eso es fundamental conocer bien el proceso de producción, al menos en sus aspectos básicos, para entender el porqué de las cosas y modular soluciones consistentes, duraderas. Es sin duda uno de los aspectos más atractivos de nuestro trabajo. Hoy hacemos una fundición, mañana una fábrica de máquina herramienta, etcétera. Diría que el aprendizaje que extraemos de trabajar en esa gran variedad de proyectos es nuestro principal valor, nuestro mejor bagaje para acometer nuevos retos y plantear soluciones innovadoras.

También ha llevado la dirección de proyectos de construcción de varios centros de proceso de datos. Desde el punto de vista de la ingeniería, ¿qué retos se han encontrado en la construcción de estos centros?

Estamos viviendo cierto boom de estas infraestructuras en el país, como lo ha sido la logística en los últimos años. Por un lado tenemos el reto del diseño del propio edificio, que en cierto modo sigue el mismo patrón de otras edificaciones industriales. Por otro, la parte eléctrica y de instalaciones de estos CPD puede variar de un cliente a otro. Esto exige conocer la tecnología de cada centro y de cada cliente, y su estudio es la labor principal de nuestros ingenieros de instalaciones. Mis compañeras y compañeros estamos teniendo la suerte la suerte de trabajar en este tipo de centros para grandes firmas del mercado mundial, en distintos puntos geográficos como Aragón, Álava, Gipuzkoa o Madrid.

Has subrayado la importancia de la integración de perfiles: ingenieros industriales, eléctricos, arquitectos...

Cuando nos llega un encargo creamos equipos multidisciplinares en función del tamaño y las necesidades del proyecto. En un Centro de Proceso de Datos, por ejemplo, además de la dirección del proyecto, habitualmente arquitecto/a o ingeniero/a, tenemos un equipo alrededor, compuesto en su mayoría por arquitectos e ingenieros eléctricos, mecánicos, personas expertas en estructuras, técnicos de obra, delineantes... Cuanto mayor es un proyecto más necesidades de personas y perfiles.

¿En qué momento está ahora KREAN?

Estamos en un buen momento. Tenemos trabajo, recibimos muchas solicitudes de un creciente número de clientes y podemos decir que en la CAV firma puntera en el sector de la ingeniería y la arquitectura. También en el estado nuestro posicionamiento como ingeniería de referencia es cada día mayor. La gran variedad de proyectos, sectores y localizaciones en los que estamos trabajando hoy en día nos lleva a mirar al futuro con optimismo.

¿Cómo están viviendo la inflación y el alza de precios?

En el ámbito de la construcción los precios han subido un 25% o un 30%. Eso significa que para un cliente que quería hacer una inversión hace cuatro años la obra tendrá ahora ese coste adicional. Para hacer frente a esa situación nos toca plantear ese aumento de coste al cliente, aunque lo tratemos de ajustar al máximo. Afortunadamente son pocos los que han interrumpido sus inversiones. También nos ha afectado la subida de los tipos de interés, ya que las inversiones industriales van generalmente asociadas a financiación.

De cara a las ciudades del futuro, cada vez son más los movimientos que defienden que el espacio para vivir y el espacio para trabajar deberían ser lo más cercanos posible, entre ellos, las llamadas ciudades de 15 minutos. ¿Hasta qué punto esta forma de trabajar puede influir en la forma el trabajo de KREAN?

En Madrid es difícil plantearse algo así; nuestros compañeros allí tardan una hora en llegar de casa al trabajo. En Gipuzkoa es más sencillo: el 80% de la gente que trabaja en una industria de Bergara proviene de Bergara o de la zona. En Gipuzkoa no tenemos tanto margen para que la industria crezca mucho más; aunque se estén construyendo nuevos polígonos industriales, no hay mucho más espacio para estos desarrollos. KREAN ofrece también sus servicios para la búsqueda de localizaciones a clientes con necesidad de traslado por crecimiento, y en estos casos nos establecen un ámbito máximo de desplazamiento. Por ejemplo, a no más de 30 kilómetros de donde están. Y eso no es sencillo en un territorio como el nuestro.

Ver entrevista en EnpresaBIDEA

Aintzane_Marauri_Enpresabidea

KREAN NEWS

KREAN NEWS

KREAN NEWS

La entrevista a los arquitectos de KREAN versa sobre la Escuela de Música de Mondragón como proyecto singular.

El pasado mes de marzo se aprobó definitivamente el Plan Especial de Ordenación Urbana del A.U.11 “Amue” en Azpeitia, promovido por el propio Ayuntamient

KREAN ha compensado en 2023 la huella de carbono de 2022 a través de un proyecto de absorción de CO2 reconocido por la Oficina Española de Cambio Climáti

Compartir